SEMANA SANTA, TIEMPO DE REFLEXIÓN

Amada Selina

Amada Selina es maestra en Registros Akáshicos, canalizadora espiritual y escritora. Se licenció en Periodismo y posteriormente se formó en Sexología, Mediación Familiar y en varias terapias complementarias. Actualmente imparte cursos de formación, conferencias canalizadas y publica libros de temática espiritual.
w

2

La religión católica vive ahora unos días cruciales que rememoran las últimas semanas de Jesús de Nazaret en la Tierra. Dejando de lado si los que cuentan los cuatro Evangelios es más o menos exacto, el fondo es lo que importa. Más allá de las creencias y costumbres, más allá de las normas, ¿qué es para ti esta semana? A veces solo son cuatro días de vacaciones, aunque en tiempos de pandemia y limitaciones las vacaciones no sean más que ir al bar de la esquina con tres amigos. Otras veces es un tiempo de reflexión, de ritos antiguos y de costumbres repetidas cuyo origen desconocemos. Pero, ¿se queda solo en eso? ¿Y si aprovechas este recordatorio de la muerte de un hombre para sacar de ti todo lo que te estorba? Si la muerte no es más que un paso, seguramente puedas examinar hacia dónde caminas. No sé si te diriges a la felicidad o vas justo en sentido contrario. Ignoro si estás dispuesto/a a morir a todo lo que ya no sirve, lo que es inútil y tóxico… Si la muerte es un cambio de lugar, o de estado, o de mirada, ¿podríamos “matar” todo lo que carece de sentido y enterrarlo para siempre? Es buen momento, es Semana Santa, y también es primavera, al menos en los grandes almacenes.

Pues yo, que presumo de valiente, he tomado mi bolígrafo de plumas verdes y he hecho mi lista de todo lo que no quiero en mí o en mi vida. No te preocupes, no voy a ponerla aquí, ja, ja, ja. La he hecho, la miro, y mentalmente me veo en un camposanto enterrando todo esto que ya no quiero. No quiero en mí esta exigencia desproporcionada que me amarga la existencia y me hace peor persona. Hala, al hoyo. Me desprendo de los nombres con los que etiqueto, y por tanto califico, las cosas, los sucesos y hasta las personas. Pues al hoyo con eso. La prisa, ¡uy, la prisa! Qué bien me iría si pudiera enterrarla para siempre, distinguiendo responsabilidad o puntualidad de urgencia y premura… Parece que tendré que hacer el agujero más grande, ja, ja, ja, hay mucho que enterrar.

Imagen de Candid_Shots

¿Qué partes de mí han sido maltratadas o insultadas? Y ¿quién lo ha hecho? Tal vez te tratas mal, muy mal, o puede que permitas que otros lo hagan. Es momento de revisar porqué y para qué te sometes a esta crucifixión. ¿Puedes ver la razón por la que te torturas o por la que dejas que otro lo haga? ¿Qué ganas con ello? El sufrimiento gratuito es innecesario. Puedes eliminarlo de tu vida ahora mismo. Sé que cuesta, pero tal vez, en estos días de Semana Santa puedas aprovechar para darte cuenta de cuánto dolor alimentas y de la razón por la que lo haces. Si te das cuenta de esto te será relativamente sencillo dejar de sufrir.

Sufres por cosas que no puedes cambiar, por un pasado que no va a volver o porque te culpas de los errores cometidos. Lloras por un deseo no cumplido, por los sueños que se han quebrado en los últimos meses o en los últimos años, y eso te impide ver la belleza del presente. El sufrimiento elegido que nutres cada día te impide vivir y hace que la felicidad no te encuentre, porque estás llorando mirando al suelo. Así que, sé inteligente, sé interesado/a, hazlo por ti: deja de sufrir. Durante estos días no solo recordamos el sufrimiento de un hombre en la cruz, sino que es el momento adecuado para desterrar lo que no sirve, enterrar lo que ha muerto, renovar lo positivo, y desde luego, es el momento perfecto para tomar fuerza.

Tras la noche viene el alba, y toda esa luz ilumina tu presente. Imagina que la luz del amanecer llena de suave luminosidad tu cuerpo físico. Mira bajo su halo el correcto funcionamiento de tu organismo. Agradécelo. La luz del amanecer, tras la noche oscura, ilumina también tu cuerpo emocional y te muestra lo que sientes. Evita juzgarte y dite: “Esto es lo que siento, y está bien”. Disfruta la capacidad de emocionarte que tienes solo por el hecho de ser un ser humano. Conecta con tu corazón y observa sin pautas ni normas las emociones o los sentimientos que te ocupan. Ámalos tal y como son, y verás que tu cuerpo emocional se siente comprendido, aceptado, y entonces puede brillar más. Ahora le toca a tu parte mental. Tus ideas y pensamientos te han permitido, mejor o peor, llegar al momento presente, pero algunas ideas están limitando tu vida. Deshazte del pensamiento limitante, triste, juzgador… No hagas caso a los pensamientos que te frustran, que te traen dolor y malestar. Deshazte de la culpa, del rencor, de la soberbia, de la ambición material, … Cuando el capricho muestra tu necesidad de amor y de reconocimiento ya no hace falta obtener el objeto de deseo que realmente ocultaba la verdad: quieres amor.

Deja que la brisa de la primera hora limpie los bosques y los montes, permite que se lleve lo que te hiere y te mantiene metido en los problemas, a veces inexistentes. Ábrete ahora a la vida en el instante presente. Pasada la tortura y la muerte de todos estos años, llega el momento de la resurrección. Toca renovar y recolocar quién eres, lo que quieres y lo que no, lo que crees y lo que no crees. No le des vueltas. Lo lees mil veces, lo sabes, pero ¿lo haces? Pues ya está bien. En estos días recordamos la muerte de un maestro por sus ideas y su comportamiento, contrario a la norma y al poder político de su momento, pero también creemos que resucitó, o revivió, o no murió o lo que sea que pasara. Lo importante es que al igual que una semilla se abre y cambia su forma para dar lugar a una nueva planta, tú puedes enterrar lo que ya no quieres en tu vida y resucitar aspectos que están deseando salir al aire libre.

No lo pienses más. Ahora es el momento. Ya. Toma las riendas de tu vida y resucita toda la luz que eres. La alegría, la generosidad, la auto estima, la verdad y otros centenares de aspectos que te definen pero que no sabes ni cómo expresar piden salir a la luz. Tal vez la pandemia mundial haya servido para algo, tal vez una semana santa que apenas se puede celebrar haya hecho el resto. Yo hoy tendré la cena del amor, la del jueves santo. El viernes enterraré lo que me oprime y me asfixia. El día de la resurrección, con una nueva consciencia, viviré cada día como si fuera el último, cuidando de mí, mirando por ser una persona honesta y un corazón puro aquí en la Tierra. Estos días sirven para eso. Feliz Semana Santa.

Imagen de Gerd Altmann

2 Comentarios

  1. rosilvia.vallejo palomo

    ¡Hermosas palabras, profunda reflexión…. Gracias!

    Responder
  2. laura.ojeda ortiz

    Cuanta Verdad y Luz emanan estas frases! Motivan a la salir de “la zona de confort” y elevar la vibración!!! Gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe en tu correo información actualizada sobre nuestros eventos abiertos al público, cursos online, lanzamiento de libros…, así como nuevos artículos en mi blog que te ayudarán en tu crecimiento personal y espiritual.

 

0
    0
    Tu compra
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda