a

VIDAS PASADAS

Amada Selina

Amada Selina es maestra en Registros Akáshicos, canalizadora espiritual y escritora. Se licenció en Periodismo y posteriormente se formó en Sexología, Mediación Familiar y en varias terapias complementarias. Actualmente imparte cursos de formación, conferencias canalizadas y publica libros de temática espiritual.
w

6

¿Existen las vidas pasadas? ¿Cómo se puede comprobar? ¿Qué utilidad tiene saber algo de una vida anterior?

Mi experiencia de cientos de lecturas de Registros Akáshicos me confirma que tenemos vidas anteriores a esta. Lo afirmo por los cientos de ejemplos reales en los que una situación de una vida anterior es clavada o casi clavada a una situación en el presente. ¿Cómo puede ser? Si accedemos al Registro de una persona y describimos algo que pasó y que le afecta en la actualidad y al conocerlo algo se libera, ¡ya hemos ganado mucho! Pero ¿por qué se repiten situaciones exactamente iguales o muy semejantes? Lo he consultado con los Guías y Maestros y lo que sentí es que las situaciones se repiten para superarlas.

Pondré ejemplos:

A. Una mujer que pierde a su gran amor y cae en la locura en una vida anterior pierde a su pareja también en la vida actual para aprender a sobrevivir sin su amado. El sentido no es que el alma sufra de nuevo, si no que aumente su nivel de conciencia y pueda vivir lo más feliz posible a pesar de la pérdida. Ese es su aprendizaje.

B. Alguien que robó en una vida pasada tiene ahora la oportunidad de robar. La situación se repite, pero si es más consciente, por atractiva que sea la propuesta, no robará. Si no roba habrá “aprobado” esa asignatura, habrá comprendido que no es correcto robar, entenderá mejor el papel de la víctima y que el robo (abuso, extorsión, chantaje, etc.) no son las formas adecuadas para obtener bienes o riquezas. Si vuelve a quedarse con lo que no es suyo acumulará problemas en su vida presente o en las futuras.

C. Quien cometió torturas en vidas anteriores puede sufrir ahora de enfermedades paralizantes, limitantes, largas y con mucho dolor. ¿Cuál es el objetivo? Comprender el dolor, perdonarse a sí mismo por los errores cometidos y el daño hecho, aceptar la situación y tratar de vencer la enfermedad con paciencia. A la persona que lo sufre en la actualidad puede parecerle injusto sufrir tanto, pero su alma sabe que si no lo pasa en su cuerpo no lo entenderá y podría volver a repetirlo.

No todo lo que nos ocurre tiene su origen en el pasado.

No todo lo que nos pasa procede de nuestra infancia, ni de la posición de los astros el día de nuestro nacimiento, ni de los errores cometidos por nuestros ancestros. Somos el resultado del pasado, sí, pero de todos los pasados: la parte consciente y la parte inconsciente y desconocida. ¿Por qué nos ayudaría, entonces, conocer las existencias anteriores que nos están limitando? Porque solo con saberlo entenderíamos muchas cosas y podríamos tener calma, aceptación y fe.
La lista de ejemplos es interminable y nos explica enfermedades, ruina económica, falta de fe, problemas en las relaciones, tendencia a la depresión, fobias (a objetos, lugares, situaciones), alergias, etc. Pero las vidas pasadas también pueden explicar nuestras filias, es decir, nuestra atracción por ciertas personalidades, por ciertos lugares, objetos, comidas, prácticas, etc. ¿Qué podemos sacar de este conocimiento? Podríamos entender porqué tenemos vocación de ayuda (vidas de médicos, misioneros, proveedores), por qué nos encanta bailar o cantar (en una vida anterior nos permitió sobrevivir, nos hizo conocer a nuestra alma gemela, nos dio independencia económica) o porqué nos atraen ciertos lugares (fuimos muy felices en ciertos sitios, por ejemplo).

Te preguntarás, ¿es tan sencillo? Mucha gente no cree en la reencarnación, es comprensible, y muchas personas creen en ella, pero rechazan el peso que el pasado pueda tener en nuestro presente. Pero si hoy publico esto es porque me consta que muchas personas de nuestra vida actual no son nuevas en nuestra existencia. Ya hemos estado en los lugares en los que vivimos actualmente o por los que sentimos una atracción (o un rechazo) obsesivos. Odiamos o amamos el dinero, las joyas, la riqueza sin saber por qué, ya al entrar al Registro y consultar a veces podemos conocer la causa. Insisto, no todo procede de vidas anteriores, pero los aspectos más relevantes de nuestra personalidad o nuestra vocación pueden tener su origen en tiempos remotos. Nuestros mayores temores (perder a un hijo, quedarse sin nada, morir a solas, tener una larga enfermedad, ser abandonado, etc.) y nuestras mejores habilidades y capacidades (ver el futuro, ayudar a otros, hacer dinero, hablar en público, vender productos, aconsejar a otros, etc.) pueden tener su base en experiencias vividas por nuestra alma en siglos pasados. Por eso, conocer esta información puede ayudarnos a entender el presente y a resolver problemas o circunstancias en el presente.

¿Es necesario saber esto? No, en absoluto, pero ayuda mucho.

¿Todo el mundo puede acceder a esa información? Como maestra y lectora de Registros Akáshicos afirmo rotundamente que sí. Cada vez más personas pueden acceder al Akasha (la dimensión energética que guarda toda la información del universo) por la vibración actual de la Tierra y por el aumento de consciencia de los seres humanos en el momento actual (aunque a veces no lo parezca, gente, lo sé).

¿Cómo nos ayuda conocer el pasado? A veces solo con saber algo se rompe el nexo que une el presente con la experiencia del pasado y ya no se repite la misma situación. Sí, lo repito, solo con saber algo hay situaciones que se limpian, se liberan y mejoran. Otras veces nos sirven para evitar cometer el mismo error o para tomar otra decisión más adecuada. Por ejemplo: alguien que en tiempos pasados se casó por conveniencia y fue muy infeliz. Al conocer este hecho la persona decide conscientemente que no volverá a hacerlo en la vida actual, ¡ole, ole y ole!

¿Cómo se perciben las vidas anteriores? Cada persona es única y tiene una forma personal de recibir esa información: imágenes, palabras, sensaciones, sueños… La mayoría de mis alumnos afirman que sienten o ven una escena “del pasado”. El protagonista puede tener otro aspecto (ser del sexo contrario, vestir un tipo de ropa particular, mostrar su clase social, el lugar donde vive, el país o la época exacta) pero nos muestra lo que ocurrió para que podamos entender qué relevancia tiene en la vida actual. Lo importante es que esa persona (esa encarnación distinta de la misma alma, en otro tiempo y en otro lugar) vivió algo concreto que nos da pistas de un problema actual y de su posible solución. ¿No es fantástico? Hermanos que se llevan mal actualmente porque fueron soldados enemigos en el siglo XVIII, personas obsesionadas con la belleza física porque su juventud y hermosura les salvó de la muerte en el siglo XIII, gente callada, tímida y sumisa que fue esclavizada en la época del Imperio romano, personas con TOC (trastorno obsesivo compulsivo) de limpieza porque en el pasado contagiaron a su familia de una enfermedad que acabó con ellos… ¿sigo?

No pretendo convencer a nadie…

Solo muestro un pequeño botón de la ayuda que supone conocer el pasado para no repetirlo. Tener más consciencia nos permite evolucionar, comprender, crecer, sanar y ser más felices. ¿Imprescindible? No. ¿De gran ayuda? Sí.

Mis alumnos han aprendido a acceder a sus Archivos o a los de otras personas (animales, plantas, lugares, objetos) y solo con fe y práctica irán percibiendo cada vez con más claridad información canalizada de ayuda para sí mismos o para los demás. Pero aparte de esta maravillosa herramienta, simplemente meditar y pedir comprensión, ayuda y soluciones permite al ser humano mejorar su presente. A ver si me explico mejor: no te alcanza el tiempo ni el dinero para tener un entrenador personal ni para ir a un gimnasio, ok, pero sí puedes hacer una tabla de ejercicios en tu casa. Si lo dudas, por favor, ponte a ver la película Rocky (al menos la primera o la segunda). No puedes permitirte ir a un nutricionista, lo comprendo, pero si escuchas a tu cuerpo pronto reconocerás qué alimentos te sientan bien y cuáles mal, cuándo digieres mejor o peor y porqué. No tienes acceso a un coach, ¿correcto? Pero tú tienes un alma muy sabia, no lo olvides, pregúntale a tu alma, habla contigo, lee, estudia, escribe, hazte preguntas y dite la verdad: tú llevas dentro a tu propio maestro interior. No podemos echar balones fuera. nuestra vida no es responsabilidad del otro. Somos humanos adultos y relativamente conscientes, dejemos de depender de que alguien nos resuelva los problemas.
En síntesis: si algo te atrae mucho es por algo, si algo te repugna mucho también es por algo.

No es imprescindible viajar a la India o visitar a un gurú para resolver la mayoría de nuestros problemas. Por favor, dejar de entregar vuestras decisiones, salud, inversiones o relaciones a otro. Cada uno es responsable de su propia vida, actitudes y comportamientos.

Y sí, por si te lo preguntas, yo ya hice este trabajo en algunas de mis vidas anteriores: ayudar a los demás a llevar mejor su vida, ayudarles a creer en sí mismos y en sus propias capacidades espirituales. Y no, el maestro es solo un utensilio para tu avance, muerto el maestro el discípulo sigue avanzando.

6 Comentarios

  1. María Teresa Osorio Villegas

    Yo estoy en mi crecimiento personal, me entusiasma muchisimo la idea de seguir adelante , de avanzar en el proceso de sanacion aunque soy un poco mayor, no importa, nunca es tarde para aprender; seguire buscando aunque mi tiempo es limitado. Gracias Amada por permitirme estar en este camino de busqueda, es sencillamente maravilloso, magico. Abrazo de luz.

    Responder
  2. Aurora

    siempre me ha interesado la espiritualidad, y desde que empecé a ver los vídeos de Amada he aclarado muchas cosas.
    se expresa .muy bien y es fácil comprender sus canalizaciones.
    Gracias por tu aporte maravilloso.

    Responder
  3. Teresa Soler Castellá

    Me encanta tu Blog Amada. Gracias por compartir tus conocimientos, que son de gran ayuda.
    Un abrazo muy fuerte.

    Responder
    • Teresa garcia

      estoy sorprendida y agradecida de haberte encontrado Amada. estoy en un momento complicado de mi vida y me está ayudando mucho ver tus videos.
      gracias. te seguiré

      Responder
  4. Susana Olivera Cue

    Me ha encantado , súper interesante. Muchísimas gracias🙏🤲💛🤲🙏

    Responder
  5. Sonia Rodrigo

    Muchas gracias Amada por compartir tu sabiduría, por tu blog, tus canalizaciones y por toda la luz que nos envías. un abrazo muy fuerte

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe en tu correo información actualizada sobre nuestros eventos abiertos al público, cursos online, lanzamiento de libros…, así como nuevos artículos en mi blog que te ayudarán en tu crecimiento personal y espiritual.